jueves, 29 de enero de 2015

Me ha pedido un Día al abrir la agenda que le mire a los ojos sin pasar de largo... Un 29 de vestido largo, con ojales verdes y azules renglones liberados. Su perfume era transparente, intenso papel abierto a una conversación en silencio, donde ni escriba yo, ni él borre... le he mirado, he visto el fondo sagrado de una certeza con las botas olvidadas bajo la mesa y el iris tres veces iluminado. He pasado el día hablando con el Día... haciendo herejias de lo cotidiano.

Comparte