sábado, 29 de mayo de 2010

Poeta de escaparate local.

Me lo escribieron con miradas:

-Para ganarte,
para decirte que yo soy la hiedra
y tu el trébol;
que yo tengo amigos diarios
y tu solo lectores esporádicos,
para ganarte,
porque me va el placer en ello,
te cuento que tus poemas
rozan el suelo
y que los míos viven en su escaparate.

(otro “poeta”)

Contestó mi mirada:

-¿De qué tienes miedo, poeta floreado?
¿De tu banal poética?
Los grillos sin noche
son egoístas
por naturaleza...

Comparte