lunes, 20 de junio de 2016

Concierto por la Madre Tierra, Auditorio de Cuenca

Os dejo un fragmento de mi intervención de esta tarde en el Auditorio de Cuenca como presentador del Concierto por la Madre Tierra y del Acto de graduación de los Alumnos de enseñanza profesional del Conservatorio de Cuenca. Gracias a su Directora, Carmen de Miguel, y al Área de Medio Ambiente de la Diputación de Cuenca, en la persona de Ana Guerra, por contar conmigo por tercer año seguido.
"...En tus manos está cuidarla… lamentablemente muy a menudo y de manera inconsciente no sentimos como un Ser vivo a nuestra Madre Tierra… sino como un mero contenedor donde habitamos, ni siquiera como un hogar… no sentimos el suelo donde pisamos ni el cielo del que tomamos el aire para respirar… exigimos, sin más, que nos siga dando… pero lo que sufre desequilibrio sufre también injusticia y deterioro… y lo que con Amor desinteresado se nos ofrece puede llegar a faltarnos.
En nuestras manos está que a través de esta relación el entendimiento humano siga ascendiendo escalones en todos los ámbitos…
Que al identificar a la Madre común podamos un día descubrir también la común fraternidad, y que le quitemos el adjetivo de utópica… queda mucho por andar, pero desde el mismo momento en que nuestra voluntad decide hacerlo, empiezan a caer muros y alambradas.
Como en todo la educación desde la infancia es primordial para no tener si quiera que despertar conciencias… el ejemplo de los mayores, que debería pasar a mi entender, también, por barrer de estereotipos de debilidad, cursilería o de religiosidad o movimiento de nueva era, el hecho de abrir la puerta de lo público a nuestro corazón… quitarnos la vergüenza a mostrar que sentimos…a pronunciar la palabra Amor en todos sus conceptos y dejarla fluir… creo firmemente que la época del Ser Rudo ha hecho mucho daño al crecimiento humano.
En nuestras manos está, en las de nadie más, la caricia diaria a la Vida. Y en las manos de estos nuevos músicos que hoy se gradúan encontramos una fuente de sensibilidad y belleza, de esfuerzo y superación que además da frutos para compartir… la Música une, emociona, da Paz al espíritu y al cuerpo y desarrolla en la mente una creatividad mágica, necesaria para Amar de verdad…también a nuestra Madre Tierra…

Comparte