domingo, 22 de marzo de 2015

La tarde Azul

Más que nada porque la tarde se me hace Santa, porque tal día como siempre se me hizo presente lo que hoy es un sí detrás de otro sin procesionar por penitencia alguna. Qué bella es la tarde de muñecas, vestiditas de azul, con su camisita y su canesú...

Comparte