miércoles, 25 de febrero de 2015

Mi traje negro.

Voy a ponerme el traje negro de aquellos maestros libres y pasear por esquinas y riberas. Hoy mi silencio desafía las leyes de la cátedra vital. Qué arte mi sombrero en espantar tanta polilla con aires de cisne. Me sobran las maquetas, la existencia comprada sobre plano, la vida urbanizada, los latidos de imitación sobre la manta de una calle programada para no llevar a ninguna parte. Cierro los ojos y veo... sonrío y camino, sólo los pies de mi voluntad trazan las líneas de mi destino.

Comparte