sábado, 14 de junio de 2014

La ecuación de lo certero


Cuando un “como si me vieras” se hace constante en la teoría de lo eterno;

cuando un te echo de menos se reafirma sin dolor entre luces de estrellas;

 cuando se presenta el propósito de aguantar cien mil fuertes mareas

contra la proa de tu cuerpo,

 y a cambio de eso ofreces sonrisas sinceras al campo

de las oportunas amapolas en el trigal del Universo…

 Cuando desenmascaras la sombras y le quitas a la noche ausencias;

 Cuando le pones aletas al coral de tu sueños

 para que surque libre las infinitas carreteras azules

 hacia un mismo puerto;

 Cuando no hay abismo que te asuste ni sal en la comisura

de tus pensamientos;

 Cuando eso sucede, el alma y el pecho se conjugan en un mismo verbo

 y transforman la teoría de las olas en una ecuación de lo certero…

Comparte