lunes, 1 de junio de 2009

Procesión versus Reflexión

Uno de junio, Virgen de la Luz.
Una procesión, una de tantas con las que muchos conquenses reafirman su identidad decimonónica, me ha hecho llegar un poco tarde a trabajar...el tráfico cortado. Bien, habrá que respetarlo. No voy a negar que yo he sentido un gusanillo especial en algún momento de mi pasada experiencia Nazarena, ni me cuesta reconocerlo. Pero como decían los clásicos, que solían saber mucho de todo: in media virtus est, es decir, que la virtud está en el medio de las cosas. Y veo que por los caminos por los que Cuenca avanza más deprisa, son esos senderos cercanos al "pan y circo", llenos de tufillo rancio, de irracionalidad, de gregarismo irreflexivo. Temo encontrarme en cualquier esquina de mi preciosa ciudad un panfleto pidiendo la hoguera para Darwin, o celebrando las teorías anti-ilustradas (y nada originales) del conmemorado Hervás y Panduro... ¿Que exagero? El ayuntamiento de Cuenca ha renovado los votos que el siglo XVIII le hizo a la Virgen de la Luz... ¿Que dice la Constitución Española sobre la existencia de una religión oficial? El ámbito de lo privado...qué utopía...
Aunque por otro lado puedo estár tranquilo, la mayoría de los estudiantes de hoy no tienen ni idea de quien fue Darwin, y Hervas y Panduro, como mucho, lo asocian al Instituto de secundaria que lleva su nombre. Son las ventajas de un sistema educativo que premia la mediocridad... ¿Tranquilidad? entre pitos y flautas creo que debo preparar el luto por el intelecto humano... y mientras seguiré buscando a Dios a ver si por fin me lo encuentro y me aclara más de una cosilla. eso sí, no le buscaré en las esquinas de los Templos "como gustan de hacer los escribas y fariseos"... prefiero hablar con Él, si se tercia, en privado y sin medallas.

Comparte